domingo, 8 de marzo de 2009

MUJERES Y VARONES EN SUS DÍAS

MUJERES Y VARONES EN SUS DÍAS

No los diferenció el Altísimo,

representado varón,

no se sabe todavía por qué.

Anochecía el 7 de marzo

o amanecía el 30 de abril,

que más da: eran días,

siguen siendo días.

En el anochecer de marzo

se reunían combustible y voluntades

para doblegar la resistencia

con la muerte.

Amanecía abril

y con guante blanco

se sindicaba a los “moribles”

de esos días,

por algún pedazo de baldosa

golpeando alguna chapa de alquiler.

¿Qué celebran hoy mujeres y varones?

¿Qué desigualdades todavía

no fueron fabricadas ex-profeso,

para hundir un pedazo de trapo encendido

en cada una de las puertas

donde trabajaban las mujeres?

¿Qué igualdades todavía

les falta un invento de fortuna

que sea más certero

que los disparos de los días de mayo?

Todavía no podemos celebrar

aunque muchos proclamen

que es festejo.

Todavía los pequeños logros

resultan escasos

para entender que el mundo ha cambiado

a favor de quienes lo trabajan.

Apenas nos quedan los recuerdos.

Sea la memoria, la memoria

y sean los hechos

un recuerdo.

Dionel Filipigh, 07-08 de marzo de 2006

GRACIAS A TODAS LAS MUJERES Y HOMBRES QUE LUCHAN POR LA ARMONÍA, EL CESE DE LA VIOLENCIA Y LA NO EXCLUSIÓN.

ALICIA