lunes, 30 de mayo de 2011

La penetración del lenguaje en todo

Para filosofia y pensamiento Luis Ledo moderador, circulo de filosofía México

Referencias

Autor: Hegel

Texto: Prefacio a la segunda edición de Ciencia de la Lógica

Cita: “Las formas del pensamiento están ante todo expuestas y consignadas en el lenguaje. En nuestros días nunca se repetirá bastante que el hombre sólo se distingue de los animales por el pensamiento. En todo aquello que se le convierte en algo interior, y principalmente en la representación, en lo que hace suyo, ha penetrado el lenguaje; y lo que el hombre convierte en lenguaje y expresa con él, contiene escondida, mezclada o elaborada una categoría; tan natural es al hombre el elemento lógico, o para decirlo mejor, tan propio es de su naturaleza misma. Pero si oponemos en general la naturaleza en sí, como lo físico, a lo espiritual, habría que decir que lo lógico es lo sobrenatural, que penetra en toda relación o actividad natural del hombre, en su manera de sentir, considerar, desear, necesitar, en sus impulsos, y lo convierte sobre todo en algo humano, aún cuando sólo fuese de una manera formal, proporcionándole representaciones y fines”.


¿Dónde encontramos en primera instancia lo lógico? O mejor: ¿Dónde encontramos en primera instancia las formas lógicas? En el lenguaje y más especialmente en las categorías. En todo aquello que el ser humano ha vuelto interior, y hoy día el ser humano convierte en interior a todo –de ahí el enorme peso de su conciencia y su enorme angustia-, ha penetrado el lenguaje. Y donde hay lenguaje hay escondida, mezclada o elaborada una categoría. Así que lo lógico, en tanto lenguaje, es propio de la naturaleza humana. Aunque todo esto, la penetración del lenguaje en todo aquello que el hombre ha vuelto interior, es un producto histórico, el resultado de un largo proceso de evolución.

Lo lógico, esto es, las formas del lenguaje, penetra en todo lo que los seres humanos sienten, consideran, desean y necesitan. Todo lo modifican. Hace posibles nuevas representaciones y la elaboración de fines separados de las necesidades inmediatas de la práctica. Este es el poder del lenguaje. Está presenta en toda nuestra subjetividad y ha modificado todas nuestras funciones psicológicas. Pero no debemos llevar nunca las cosas más allá de lo debido: modificar no es suplantar, modificar no es anular sino mejorar. El lenguaje esta presente en todas las formas de la subjetividad, en nuestra forma de sentir, en el deseo, en el amor, en la necesidad, en el odio…, pero no anula ni niega el carácter específico de cada una de esas funciones.


Cordialmente,

Francisco Umpiérrez

30 de mayo de 2011.