sábado, 7 de septiembre de 2013

Embajador argentino contaminado


Ayer jueves 5 de setiembre,  luego de finalizar una reunión de "boliche" con el presidente Mujica, el embajador de Argentina Dante Dovena, se engolosinó con el micrófono de los periodistas y "contaminado" por el estilo farandulero y feriante de su gobierno, abrió su boca cuando no le correspondía ni es de estilo hacerlo.

El embajador Dovena, en declaraciones a la prensa, no solo habló en primera persona, cosa que un representante diplomático no puede ni debe hacer, sino que además opinó sobre situaciones falsas y mintió.

Dovena, opinó sobre UPM y manifestó: "por supuesto que no veo con buenos ojos que aumente la producción", que le importa a Uruguay y al gobierno (si tuviera dignidad) si Dovena ve con buenos o malos ojos una situación interna de nuestro País.

Sin darse cuenta que no es nadie para opinar continuó, pero continuó con la mentira tradicional de los piqueteros y del gobierno argentino: "No puede ser que sigamos bregando por la no contaminación y la empresa haga lo que le viene en gana, y sigue contaminando sin que le podamos poner un freno".


El embajador de argentina en Uruguay, Dante Dovena, se mostró en contra de que la pastera UPM aumente su producción, tal como ha pedido ante el gobierno uruguayo, un tema que vuelve a poner sobre la mesa la tensión con el gobierno de Cristina Fernández por la polución de la empresa. 



En su imparable verborragia Dovena siguió atacando lo que está demostrado que no es real "Por supuesto que no veo con buenos ojos que aumente la producción porque aumenta la polución. cuando se fijen los parámetros claros que no hay que rebasar nosotros acataremos por supuesto, siempre y cuando no contamine más. lo que no puede ser es que sigamos bregando por la no contaminación y la empresa haga lo que le viene en gana, y sigue contaminando sin que le podamos poner un freno".



Sobre la situación actual, Dovena inmiscuyéndose en asuntos internos de Uruguay manifestó: "la empresa tenía autorización a producir un millón de toneladas al año, que es lo que el fallo de la haya establece. tendrá que cumplir, si después le cambia ritmo a la producción y cambia las condiciones de trabajo es otra cuestión. lo que no se puede es nosotros estar predispuestos a resolver las cuestiones entre los dos países por las decisiones de una empresa privada".



El embajador Dante Dovena , opinó sobre la contaminación en forma irresponsable y mentirosa, ya que de los informes científicos, se desprende que UPM no contamina y que lo que contamina es el Riachuelo.
Alguien puede imaginarse  que si UPM contaminara el gobierno argentino se quedaría quieto y  no hubiesen volanteado ya los informes científicos sobre la calidad de las aguas y ocupado el puente


Mientras esto sucede el gobierno uruguayo no reclama por las fallas en la central nuclear de Atucha que esta destrozada ni analiza las consecuencias en caso de un derrame nuclear que afectaría territorio uruguayo ya que esta a solo 100 kms. de Bs. Aires.

Cabe preguntarse si la central Atucha ha sufrido fallas, si se hacen las inspecciones necesarias y, algo esencial, si se informa a la ciudadanía acerca de la situación. Ocurre que por la cercanía de Atucha a una multitudinaria población tanto argentina como uruguaya, cualquier accidente tendría consecuencias incalculables.

Otro derrape diplomático de Uruguay, al permitir que un embajador extranjero opine sobre temas internos del país y no investigar sobre posibles accidentes de una central nuclear próxima a Uruguay.

                                                       Jorge Azar Gómez
                                            Ex representante de Uruguay ante ONU