miércoles, 10 de abril de 2013

El Trabajo y la Libertad Total

lunes, abril 08, 2013

Carlos R. Alvarado Grimán: El Trabajo y la Libertad Total


Tiempo Vertical

Por: Carlos R. Alvarado Grimán
Fuente: Hispanos Report-Miami
 
"Dios provee a cada pájaro con un alimento, pero no se lo echa al nido" George Herbert
 
Los Puritanos ingleses fueron los primeros que proclamaron al trabajo como un verdadero servicio a Dios y la riqueza generada por el esfuerzo, como una gracia divina. Por el contrario en el llamado socialismo del Siglo XXI, se considera que "el trabajo lo hizo Dios como castigo" tal y como lo interpretaba Alberto Beltrán y la Sonora Matancera en el merengue "el Negrito de Batey. 
En la actitud hacia el trabajo, estriba el éxito y la diferencia entre las sociedades con economías avanzadas y las paupérrimas sociedades socialistas. Cuba y Venezuela son las mejores vitrinas para mostrar el fracaso de las economías controladas bajo la égida del socialismo. La economía cubana era una de las más florecientes de América Latina, hasta cuando llegó el castro-comunismo y sus políticas nefastas, a demoler lo que llegó a considerarse "La Perla de las Antillas".   
Venezuela a finales del siglo pasado estuvo a punto de dar el gran salto hacia el desarrollo, pero catorce años de gobierno socialista, han destruido décadas de trabajo y esfuerzos. Miles de empresas han quebrado debido, entre otros males, a las políticas que privilegian la holgazanería y los conflictos laborales sobre el trabajo productivo.   
Hoy por hoy ambos países son tierras virtualmente arrasadas, Cuba nuevamente avanza hacia un nuevo "Período Especial" es decir de hambre, represión y limitaciones generales. Venezuela presenta una situación económica agónica y de alta conflictividad social.  
Las llamadas misiones sociales, con las cuales los bolivarianos intentaron comprar la "paz social", son insostenibles, el dinero de la renta petrolera no les alcanza para comprar a la totalidad de la masa trabajadora desempleada o en la economía informal. 
Las cifras emitidas por el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, (OVCS), son reveladoras del gran caos social que padecen los sectores populares y laborales del país.  
En el año 2012 asesinaron a 77 líderes sindicales, otros sufrieron arrestos y persecuciones judiciales, asimismo se contabilizaron 5.483 protestas escenificadas por grupos de desempleados, la mayoría reclamando empleos dignos y reivindicaciones socioeconómicas. Las protestas, en su gran parte, fueron silenciadas mediante coacciones y encausamientos judiciales contra periodistas y medios de comunicación social independientes.
No existen recursos económicos que puedan financiar indefinidamente las políticas asistencialistas y la falta de productividad de los regímenes socialistas. Las dádivas sirven para esclavizar y despojar a los ciudadanos de su dignidad, pero sólo el trabajo, como profesaron los Puritanos ingleses, es lo único que puede garantizarle al pueblo: bienestar, progreso, ascenso e inserción social y lo más importante una libertad total.