jueves, 16 de mayo de 2013

Entrevista al Cardenal Bergoglio, hoy Papa Francisco


Empieza a circular la transcripción de una entrevista que le hicieran al entonces cardenal Bergoglio en su país Argentina, por el periodista Chriss Mathews. El pasaje más interesante de la entrevista es un verdadero debate acerca de la pobreza. El intercambio se inicia cuando el periodista interroga al cardenal insinuando era admirador de la pobreza. 

El Cardenal  responde: “Primero en Europa y ahora en América, los políticos se han dedicado a endeudar a la gente creando un ambiente de dependencia. ¿Para qué? Para incrementar su poder. Son grandes expertos creando pobreza y nadie los cuestiona. Yo lucho por combatir esa pobreza y si eso requiere oponerse a sus causas, no seré Papa. 

"La pobreza se ha convertido en una condición natural y ello es suficientemente malo. Mi tarea es evitar el agravamiento de tal condición. Las ideologías que fabrican más pobreza deben ser denunciadas. Yo lo he hecho y por esa razón, no seré Papa.”

“Estoy enterado de tu formación como economista. Bien, compradores y vendedores no llevan a cabo intercambios en contra de su voluntad. El hombre comete errores, a veces es egoísta y se involucra en intercambios que no le ayudan. Algunas veces eso lo lleva a la pobreza, pero fue su decisión. Aquí lo único que puede hacer la iglesia es educar para que se conviertan en mejores agentes económicos. La educación es la gran solución de este problema. Debemos enseñar a la gente como salvar su alma, pero también enseñémosle a evitar la pobreza y no permitir que el gobierno los conduzca a ese penoso estado."

Mathews le pregunta: ¿Usted culpa al gobierno?

Responde el cardenal: “No, culpo a los políticos que solo buscan sus intereses”.

“Ud. es socialista, pues  las políticas socialistas son la razón de los 70 años de miseria en Rusia y que Europa esté a punto del colapso. Creen en la redistribución y es una de las razones de la pobreza. Desean nacionalizar el universo para controlar todas las actividades humanas, han destruido el incentivo del hombre para, inclusive, hacerse cargo de su familia, un crimen contra la naturaleza y contra Dios. Estas ideologías crean más pobres que todas las corporaciones que ustedes etiquetan como diabólicas.”

Replica Mathews: Nunca había escuchado algo así de un cardenal.

Responde el Cardenal: “La gente dominada por socialistas necesita saber que no tenemos que ser pobres. Alguna pobreza es parte de los expulsados del Edén. Pero mire el imperio de la dependencia creado por Hugo Chávez. Con falsas promesas, mintiendo para que lleguen a arrodillarse ante el gobierno y ante él. Dándoles peces pero sin permitirles pescar. Si en América Latina alguien aprende a pescar, es castigado y sus peces confiscados por los socialistas. La libertad es castigada en todo el mundo.”

Pregunta Mathews: ¿Y América Latina? ¿Quiere borrar ese progreso logrado?

Responde el Cardenal: “Tú hablas de progreso y yo de pobreza. Temo por América Latina. Toda la región está controlada por un bloque de regímenes socialistas como Ecuador, Bolivia, Venezuela, Nicaragua. ¿Quién los salvará de esa tiranía?”

Mathews, pregunta: ¿Usted es capitalista?

"No" responde el Cardenal. “Sí pensar que el capital es necesario para construir fábricas, escuelas, hospitales, iglesias tal vez lo sea. ¿Tú te opones a este proceso?” 

Mathews: Por supuesto que no, pero ¿no piensa que el capital es arrebatado de la gente por corporaciones abusivas para esos proyectos?

Responde Bergoglio: “No, yo pienso que la gente, a través de sus opciones económicas, decide que parte de su capital irá para esos proyectos. La utilización del capital debe ser voluntaria. Sólo cuando los políticos confiscan ese capital para construir obras del gobierno, alimentar la burocracia, surge un grave problema. El capital invertido de forma voluntaria es legítimo, pero el que se invierte a base de coerción, es ilegitimo.”

¿Sus ideas son radicales? pregunta el periodista.

Responde el Cardenal: “No, tal vez reaccionarias. Hace años  Khrushchev hizo una advertencia: "No debemos esperar que los americanos abracen el comunismo, pero podemos asistir a sus líderes electos con inyecciones de socialismo hasta que, al despertar, se den cuenta se embarcaron en el comunismo." Esto es lo que sucede en estos momentos en al antiguo bastión de la libertad. ¿Cómo los EU puede salvar a América Latina si ellos se han convertido en esclavos de su gobierno?”

Mathews afirma: Yo no puedo compartir su opinión.

El Cardenal responde: “Se ve muy enojado pero la verdad puede ser dolorosa. Ustedes han creado el estado de bienestar y ha sido solo respuesta a las necesidades de los pobres creados por la política. El estado interventor absuelve a la sociedad de su responsabilidad. Las familias escapan de su responsabilidad en el estado de bienestar e inclusive, las iglesias. La gente ya no practica la caridad pues ve a los pobres como problema del gobierno. Para la iglesia ya no hay pobres que ayudar, los han empobrecido permanentemente y son ahora propiedad de los políticos. Algo que me irrita profundamente, es la inhabilidad de la media para observar algún problema sin analizar cuál es la causa. A la gente la empobrecen para que luego vote por quienes los hundieron en la pobreza.”