sábado, 19 de julio de 2008

tres reflexiones

___

intuición intelectual


Admitiré, por supuesto, que hay intuición intelectual... pero esta pende de la experiencia extroceptiva e introceptiva, de la captación fenoménica y no de algún misterioso acceso mística a lo sobrenatural, a lo suprafenoménico... esos son sueños extáticos de aquellos que no quieren pasar de la infantilidad de un pensamiento mágico a uno basado en la ardua tarea de conceptualización de la experiencia en la que se encuentran desde mucho tiempo atrás la ciencia.

No deberíamos ya nunca filosofar de espaldas al conocimiento científico. ¿Una visión inmediata de la realidad absoluta? La tendrán los que se crean espontáneamente divinizados. Yo diré que están teniendo una engañosa percepción debida en buena parte a autoengaño.


acerca del desprecio

Hay dos modos de despreciar a otro ser humano... despreciarlo en tanto y en cuanto OTRO o despreciarlo desde la universalidad de lo humano en relación a lo humano... es decir, despreciarlo en tanto que humano.

Si se desprecia al otro como OTRO, como alter-ego no se hace más que refrendar el propio ego en este desprecio... es decir que esta clase de desprecio, que incluye, por ejemplo, el desprecio racial, el desprecio de clase, el desprecio hacia el inmigrante, el desprecio hacia el diferente... es no otra cosa que una auto exaltación vanidosa del propio ego en tanto y en cuanto... despreciamos desde alguna clase de altura auto consagrada.

Ah...! la única alternativa para que este desprecio hacia el otro en cuanto otro valga la pena y no sea solo una oscura manera de autosublimarse pretenciosamente es despreciar al otro en cuanto socavador de toda altura... en cuanto mediocre... en cuanto generador de mediocridad... y en cuanto vano despreciador del otro... esta ultima opción, por otra parte, tiene aires de paradójica sin serlo. A los racistas, por ejemplo, hay que despreciarlos con intensidad nunca suficiente... y a los fascistas de toda clase... y a los charlatanes... y a los xenófobos. Mucho desprecio y en variada gama puede aportar uno a fin de conservar alguna altura espiritual en alguna parte... aunque no sea posible liberar esta clase de desprecio de la artera presencia de la propia vanidad. Pero además de esta clase de desprecio esta aquel mucho más necesario... el desprecio hacia todo lo humano en cuanto humano... desprecio del cual no se exonera el despreciador sino que se vuelve hacia él como autodesprecio.

Este desprecio es el único antídoto posible contra la vanidad, el único que pone al propio ego en su lugar... un desprecio radical hacia todo lo humano... desprecio cuyo desarrollo elimina toda clase de tóxicos egolátricos y que no debe ser bebido en ausencia de alguna clase de aprecio hacia lo humano que dulcifique el gesto... el desprecio universal hacia lo humano tiene su contrapartida necesaria en el aprecio universal hacia lo humano e incluso uno posibilita la autenticidad del otro.

Estas palabras podrán parecer venenosas... pero los venenos, en pequeñas dosis, suelen reestablecer la salud.

desenseñanza filosófica

Tras que durante mucho tiempo el utilitarismo socavó las aspiraciones más altas del pensamiento y el cientificismo denigró a la filosofía poniéndola al nivel de la charlatanería mientras se codeaba con las religiones instituidas con secreto amor de repartija... tras que durante mucho tiempo los mas media se encargaron de vaciar mentes y escupir a un costado los sesos en desuso... tras que la general prostitución de los intereses a través del auge consumista y propagandístico... es decir, el auge de los mercachifles y tenderos... redujo a feria de vanidades y conventilleo buena parte de la actividad intelectual... tras que los periodistas dieron por sentado que eran ellos los que debían explicar al lector los vericuetos de la ética, la psicología, la ciencia, etc., etc., convirtiendo en noticias de ultima hora hasta los descubrimientos astronómicos... tras que la filosofía cayó en el discurso fragmentario, el análisis del discurso y la menudencia discursiva... ¿quién habría de extrañarse si se quisiera hacer ÚTIL a la filosofía o mejor, siendo que no lo puede ser, sustituirla por algo realmente ÚTIL?

Y luego se dejará de enseñar, y luego se dejará de recordar, y luego... luego el vacío mental del nuevo medioevo... el medioevo de la beocia capitalista... tendrá su breve exaltación.

Una situación difícilmente sostenible por mucho tiempo, claro, si tenemos en cuenta que aún hay en el ser humano algo de locura... y aspiración a las alturas.

Saludos, Fernando

Prof.Fernando Gutiérrez
Facultad de
Humanidades y Ciencias
arje@yahoogroups.com